WhatsApp
Su primer baño
9
abr
0
Alejandro Granados Consejos
Su primer baño

Te encanta disfrutar de la playa y el sol durante las vacaciones de verano, y ahora que tú bebé ya tiene varios meses, quieres compartir con él la experiencia relajante de estar a la orilla del mar y disfrutar del sol y la arena. 

Es común antes de empacar las maletas e irte de vacaciones, comienzas a tener dudas e inquietudes sobre si la playa es un lugar seguro para llevar a tu bebé. Cuando tu bebé aún está tan pequeño, es difícil decidir si es buena idea llevarlo a conocer la playa, especialmente porque a esa edad su piel es extremadamente delicada ante el sol y la arena. Sin embargo, la experiencia sensorial de observar el paisaje, escuchar el ruido de las olas y respirar el aire puro de la costa, es una de las vivencias más fascinantes que le puedes regalar a tu bebé.

Los bebés menores de seis meses no pueden pisar la playa porque no se les puede exponer nunca al sol directo. Los bebés de más de seis meses tampoco deben ir a la playa, porque aunque estén bajo una sombrilla, el simple reflejo del sol sobre su piel puede provocarles quemaduras de sol, ya que su piel es muy sensible. Si tu bebé tiene más de 8 meses puedes bajarle a la playa, pero dentro de un horario limitado. Por ejemplo, de 9 a 10 y media de la mañana y, por la tarde, a partir de las 17:00 horas. Así te asegurarás de estar protegiéndole de los rayos de sol más dañinos y peligrosos, que son los de las horas centrales del día. A primera hora de mañana y a última de la tarde disfrutarán del frescor de mojar sus pies en el mar, si lo desean, y de sentir el suave tacto de la arena sin ningún peligro para su salud. Una vez en la playa, no le pierdas de vista por si se lleva algo a la boca. Los niños pequeños disfrutan mucho jugando con la arena, pero procura que estén en todo momento bajo una sombrilla. La arena también refleja las radiaciones. Por esta razón, mantén a tu hijo siempre vestido con una camiseta de algodón y una gorra. Si tu hijo ha jugado por la mañana en la playa, es conveniente que antes o después de almorzar, el niño descanse y eche una siesta. Por la tarde, podéis elegir un paseo distinto en lugar de volver a la playa. Cuidados a la orilla del mar con los niños y bebés Para los que habéis optado por ir a la playa con niños pequeños, aquí tenéis algunos consejos que os servirán de orientación a la hora de "bucear" en el mundo del mar.